Nuestra postura nos define como personas. Una postura perfecta y simétrica es casi una utopía. Sin embargo, es importante que nuestra postura, nuestro centro de gravedad y línea media se mantengan bien compensados para poder llevar a cabo las funciones básicas del organismo:

  • Mantener la mirada horizontal
  • Respirar correctamente
  • Permitir una buena circulación sanguínea
  • Poder alimentarnos

Estas funciones pueden estar en riesgo por alteraciones posturales que provocarán que el organismo cree malas compensaciones para poder priorizar sus funciones básicas. Entonces aparecerán síntomas como el dolor, desequilibrio postural, curvaturas, contracturas etc.

Para poder mantener una postura óptima y poder integrar nuestro buen equilibrio, necesitamos un buen funcionamiento de nuestros exocaptores (oído, ojo y pie) y nuestros endocaptores (propiocepción, raquis, musculatura posterior y anterior, extremidades inferiores, sistema cráneo-sacro-mandibular, etc).

El Osteópata hará un estudio de las diferentes asimetrías, en extremidades inferiores, pelvis, columna vertebral, cráneo, alteraciones orofaciales, etc., buscando una estabilización de las mismas para mejorar la flexibilización, rigidez, tono muscular y el control postural del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 4 =