Nuestra columna vertebral se divide en tres curvas: cervical (tenemos 6 vértebras cervicales empezando desde la primera que articula con el cráneo), dorsal (12 vértebras dorsales) y lumbar (5 vértebras lumbares hasta el sacro).

DOLOR CERVICAL

Empezando por las cervicales, podemos sufrir diferentes alteraciones a este nivel y las más habituales son:

Cervicalgias:

  • Es el conocido como “dolor de cuello”, puede estar producido por mal posicionamiento vertebral, procesos inflamatorios, alteraciones en los discos intervertebrales, pinzamientos, contracturas musculares, retracción fascial, etc.
  • El dolor de cuello puede dar dolores irradiados provocando dolor de cabeza, dolor de brazos o incluso hormigueo en los dedos de las manos.
  • Con un trabajo osteopático, podemos liberar tensiones musculares o mal posicionamientos articulares que estén produciendo una compresión nerviosa o vascular y, por lo tanto, provocar dolor puntual, dolor irradiado, hormigueo, etc.

Latigazo cervical:

  • Se produce, habitualmente, en procesos traumáticos. Se lleva a cabo una hiperflexión e hiperextensión de cuello forzada que produce un espasmo muscular acompañado de una alteración inflamatoria y una disfunción mecánica en la propia columna cervical que, a través de su eje, se traslada hasta la zona sacro-coccígea.
  • El paciente presentará dolor, hormigueo, mareo-vértigo, dolor de cabeza, alteración en la visión, etc.
  • Es importante trabajar el equilibrio y estabilización vertebral, las compensaciones asociadas, la recuperación de la normalidad, en cuanto al tono muscular de la musculatura cervical, la buena movilidad vertebral y visceral del cuello, etc.

Dolor de cuello, tortícolis:

  • Puede producirse por espasmos musculares, contracturas, mal posiciones cervicales mantenidas, golpes de frío.

DOLOR DORSAL

Siempre que haya un problema cervical hay que tener en cuenta su curva vecina, las dorsales y  viceversa.

Dorsalgias

  • La zona dorsal es la parte de la columna vertebral con menos movilidad. Por lo tanto, recibirá tensiones por parte de sus dos curvas vertebrales vecinas, cervical y lumbar (curvas con mucha movilidad). Si no consigue una buena adaptabilidad a las mismas, aparecerán síntomas como dolor, mala movilidad vertebral, inflamación, procesos cifóticos, etc.
  • El trabajo sobre el posicionamiento de las vértebras dorsales es importante en estos casos, pero siempre teniendo en cuenta la buena funcionalidad de la columna cervical y de la lumbar, así como, sus relaciones con el esternón y costillas.

DOLOR LUMBAR

Lo más habitual en el dolor de la columna lumbar es:

Hernias discales:

  • Una hernia discal es una herniación o salida del núcleo pulposo  (la parte más central del disco vertebral) hacia la parte externa de la vértebra. Esta hernia puede comprimir raíces nerviosas o nervios y, por lo tanto, afectar sus funciones sensitivas y motoras y provocar síntomas como el dolor, hormigueo y falta de fuerza.
  • Podemos encontrarlas habitualmente en la columna lumbar y también en la zona cervical.

Ciática:

  • La ciática es consecuencia de una irritación o compresión del nervio ciático. Provoca un dolor siguiendo el recorrido de este nervio (el más largo y grande de nuestro organismo), es decir, desde la parte inferior de la espalda, pasando por glúteos, hasta la parte posterior de la pierna, pudiendo llegar hasta el pie.
  • Desde la Osteopatía, con un tratamiento del tejido blando por el cual pasa el nervio ciático y mejorando la biomecánica estructural de la zona, liberaremos su compresión, obteniendo una liberación del dolor y reducción de síntomas.

1 pensamiento en “Tienes dolor de espalda. ¿Dónde te duele?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + uno =