Durante el proceso del embarazo, tanto la madre como el feto experimentaran una serie de cambios, físicos, anatómicos, hormonales – fisiológicos, y psíquicos.

La osteopatía puede ayudar a proporcionar una mejor adaptabilidad a los mismos, tanto trabajando desde la estructura materna, como su adaptabilidad visceral, y en el crecimiento y posicionamiento del feto.

La Osteopatía ayudará pues, aliviando y previniendo dolores que puedan surgir durante el embarazo, equilibrando el cuerpo ante los diferentes cambios que experimenta, y preparándolo para facilitar el proceso del parto.

Son disfunciones típicas durante el embarazo:

  • Digestivas: ardor, acidez, malas digestiones, estreñimiento, vómitos, incontinencia urinaria, hemorroides…
  • Estructurales: dolor de espalda, ciática, lumbalgia, cervicalgia…
  • Retención de líquidos, piernas hinchadas, dolor.
  • Mal posicionamiento fetal.